domingo, 27 de marzo de 2011

My own olympics

Echar de menos a gente que me hace daño. A día de hoy, para mí, es una nueva modalidad de masoquismo olímpico.

Curiosamente las personas que mejor te conocen y/o a las que más quieres, se supone que son las que más armas tienen para hacerte daño y al mismo tiempo aquellas a las que (salvo raras excepciones) jamás podrías guardar rencor, por mucho que te empeñes en ello.

No es más que la clásica película de los domingos en la que la chica siempre se enamora del gamberro del instituto, que ni le conviene, ni le hace caso; pero llevada al extraño campo de la amistad.

Pero en fin, seguiré echando de menos a gente que no sé merece ni alojarse en mi cabeza aunque solo sea por ganar estas olimpiadas personales.

3 críticas destructivas:

Iri ♥ nanana dijo...

Y esque pasa tan a menudo que no podemos olvidar. Porque a quien has querido nunca la olvidas, simplemente le cambias de lugar en el corazon :)

Adoro la cancion que tienes puesta ^^

Noemi dijo...

tienes mucha razón, por algun extraño motivo las personas que no nos convienen o las personas que no pasan momentos significativos con nosotros, son los que tienden a formar un fuerte vinculo con nosotros haciendolos dificil de olvidar =/ ... que rarito no??
muy lindo tu blog, sigue asi!! =D
saludos de tu nueva seguidora...

ζωή NaaiD dijo...

es extraño, pero es a esa clase de persona a los que llegamos a querer muchisimo, masoquistas somos >.<